martes, 27 de noviembre de 2007

De la cultura del zapping al collage audiovisual

AVISO: Antes de leer el artículo, cargue el video


En el presente artículo tocaremos uno de los problemas a los que se enfrenta la publicidad: el zapping. Antes que todo, debemos aclarar que el zapping es una forma de ver televisión, en donde el televidente, ante la sobreoferta de canales, arma su “propio programa”, pasando de un canal a otro. Por ello, nos topamos con audiencias migratorias, que ante el más mínimo síntoma de aburrimiento, optan por cambiar de canal. Sin embargo, una serie de programas, canales de televisión y campañas publicitarias han optado por proveer una solución usando el zapping a su favor.

La solución se basa en ofrecer un formato audiovisual donde el televidente sentirá el mismo efecto que produce el zapping sin necesidad de recurrir al mismo, sin necesidad de cambiar de canal. Programas como “Los padrinos mágicos”, tienen un hilo conductor propio de la cultura del Zapping, así, el televidente será llevado por diferentes situaciones que proveen una sensación similar a la que es causada por el Zapping, citando e incluyendo partes de películas famosas como lo hacen constantemente Los Simpsons. Veamos pues un fragmento de “los padrinos mágicos”, para llevarnos una idea de lo anteriormente afirmado. (Fijemos nuestra atención cerca del tercer minuto del video).



Por ende, una mirada cualitativa de las tendencias y los fenómenos en el consumo televisivo servirá como complemento de la información cuantitativa, permitiendónos generar soluciones que estén de acuerdo con la realidad/cotidianidad del consumidor.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.

1 comentario:

Fabian H. dijo...

“Cuando en 1933 Vladimir Zworykin presentó su revolucionario tubo iconoscopio, que hizo posible la televisión electrónica, no lo hizo como un medio de comunicación de masas, sino como un "medio para aumentar la amplitud de la visión humana" (El Simio Informatizado por Roman Gubert)
Cuando la imagen ya no produce satisfacción la cambiamos, la inmediatez de la transformación, que representa a la cultura post moderna en constante cambio. Estos cambios secuenciales rítmicos visuales donde el observador sintetiza la información que es entregada en saltos.
Finalmente la visualidad se convierte en un zapping constante donde nunca se introduce en ningún tema.
Aqui es donde queria llegar Sebas, podria ser un arma de doble filo.
Buenos artículos men!!!!!